Un instante hermoso

  Son casi las nueve de una mañana de junio. Todo el mundo parece tener prisa. Camina sin mirar nada en concreto, concentrado en sus propios pensamientos. Tengo que comprar carne para hacer la comida, a ver si consigo salir a tiempo del trabajo para pasarme por la tintorería, cuando llegue al centro será tardísimo…
Apostada en la ventana, les observo con cierta envidia.

Me gustaría sentir su despreocupación, esa sensación de que los días se suceden sin tregua porque la vida es tan larga que parece eterna. Nadie piensa en que su tiempo aquí es finito. Lo saben, pero no lo piensan. Si lo hicieran, aprovecharían mejor cada minuto. Y en lugar de anticipar tareas en su mente, se detendrían a disfrutar de cada instante. De la mano de su hijo, cálida y suave entre los dedos, del aire que entra sus pulmones y mueve su pelo, del cielo azul, limpio, fresco… Nos perdemos la belleza de tantas cosas…

Imagina que sólo tuvieras la posibilidad de ver la luz del sol durante cinco minutos al día. Cuando llegase ese momento, ¿qué harías? Probablemente disfrutarías de todas las sensaciones que el sol te regala: el calor en la piel, los colores que te rodean, la belleza del paisaje… Pero como creemos que el sol siempre estará ahí, no lo valoramos. La palabra presente significa ahora y también significa regalo. Nuestro presente es nuestro mayor regalo. Voy a disfrutar de cada momento, de las pequeñas y grandes cosas que la vida me entrega, de mi propia sucesión de instantes hermosos.

Anuncios

4 comentarios en “Un instante hermoso

  1. No puedo imaginarme esas sensaciones cotidianas como algo limitado, y es más, no deseo que tú tampoco lo hagas.
    Por mucho que lo intente no puedo imaginarte como alguien enferma, porque tú para mí eres la Josefina Lopez entusiasta, la de sus proyectos literarios arriesgados, con historias fantásticas que esperábamos seguirlas en las clases del taller de escritura.
    Yo no puedo verte de otra forma. Bueno, si, más fuerte aún, demostrándome la gran mujer que eres, la que yo conocí entonces, y que sigo reconociendo ahora, con cáncer o sin él, simplemente tú.
    Espero que escribas muchas historias y que las publiques.
    Me encantaría verte algún día firmando tu novela, sea de la vida, o de lo que quieras, pero dedicándomela.
    Estoy segura de que llegara ese día.

  2. Claro que sí, Josefina, tu eres una superviviente nata. A ver sí nos vemos este verano, dándonos un tiempito para hablar sin prisa valorando lo importante. Un abrazo guapa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s