Un deseo verdadero

luis cargandomeHabíamos pronunciado la misma palabra a la vez y entonces él dijo “ahora toca madera y pidamos un deseo. Se cumplirá“. Yo sólo podía pensar en una cosa, mi único y verdadero deseo: vivir. Descubrir que no deseaba más, que mi deseo era tan primario, me entristeció.

“No me lo digas o no funcionará”, me avisó él. Me quedé callada, muy callada, sin poder mirarle a los ojos. “Ya sabes lo que he pedido, ¿verdad?”, añadió. Y yo asentí en silencio.

Sé que pediste permanecer juntos por mucho tiempo. Reír y soñar juntos. Amarnos como tú y yo sabemos que nos amamos, de esa forma casi dolorosa, en la que la felicidad se desborda y lo ocupa todo. Una vida juntos, esta vida que tanto deseo.

Anuncios

Un comentario en “Un deseo verdadero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s