Él me sentirá

Guille y Pepa amorAlgún día, cada uno de nosotros será solo un recuerdo en la mente de otro ser humano. Después seremos olvidados por completo. Algún día yo sólo seré un recuerdo hermoso para quien me amó o uno triste para quien me siga necesitando, como para mi hijo. Guille es un jovenzuelo de 15 años, un poco niño, un poco hombre, y un poco yo.

A menudo me pregunto qué puedo hacer yo para conseguir que me sienta con él, aunque ya no lo esté. Hace muy poco, un sábado en el que él estaba ausente, me desperté a las ocho de la mañana y cogí el móvil. Sentía la imperiosa necesidad de hablar con él, pero era demasiado temprano para un adolescente en pleno crecimiento. De modo que le escribí un mensaje:

Cariñoooo! Sabes que te quiero muchísimo, verdad? Me he puesto como objetivo en mi vida estar contigo el día de tu boda y conocer a tu hij@. Con eso me doy por satisfecha. Sería mi mayor ilusión. Te adoro!

Él contestó a las 11.23:

No lo dudes! Juntos lo vamos a conseguir. Te amo.

Qué hermosa respuesta para un adolescente torpe e introvertido como él. Juntos, esa es la clave. Estar juntos, luchar juntos, reír y llorar mucho juntos. Un día no será posible, pero de algún modo voy a conseguir que él no se sienta jamás abandonado. Él me sentirá. Le amo demasiado para rendirme ante este reto. Me sentirá.

………….

Dedicado a mi amiga Loli y a su querida familia. El viernes se fue para siempre y ahora es un recuerdo hermoso y a la par triste. Eras un ser dulce y amoroso y te echaré mucho de menos.

Anuncios

22 comentarios en “Él me sentirá

  1. Es dolorosa la perdida de un ser querido, pero siempre que este en nuestro corazón seguirá con nosotros y ello hará que nuestra mente recuerdo los buenos momentos. Son a estos a los que tenemos que aferrarnos siempre. Besos de corazón ❤

  2. Ay Pepa, no sabes cuánto te echaba de menos. Es una entrada preciosa. Espero que estés bien, y sé que lo vas a conseguir, no hay otra opción porque tu amor a la vida te mantiene anclada. Besos!!!!!!!!!!
    En cuanto a tu amiga, lo que queda tras la ausencia es la trascendencia, lo que queda en vosotros, su recuerdo. Mantenedlo vivo.

  3. Ánimo Pepa; hay momentos que nos recuerdan la brevedad de la vida pero pensemos simplemente en vivirla, con una sonrisa, agradeciendo tener un día más. Cuantos? Nadie lo sabemos, simplemente que hoy sigue. Abrazos para tí y tu fantástico hijo.

  4. Lo siento mucho…

    Estoy convencidísima que JUNTOS lo vais a conseguir. En casa de la “rubia” se respira ambiente de equipo ganador y yo me impregno un poquito de esa energía cuando asomo el hocico por allí. 😉

  5. No me gustan estas entradas en tu blog.
    Tu hijo, su hijo, o sus hijos, disfrutaran de ti, estoy segura.
    Si estás enferma no escribas sobre cuando no estarás entre nosotros, no des pistas al universo de dónde quieres estar. Tu visualízate con Guillermo en días importantes, no muy lejos, no hace falta, ya llegaran.
    Cuando uno está triste escucha melodías ‘dramáticas’ auto flagelándose, como si no hubiera otra cosa que hacer. No hagas lo mismo.
    Escribir sobre qué ocurrirá cuando no estés, no me sirve, no lo quiero y no me gusta. Pataleare contra el universo, o contra quien haga falta, para que te obligue a escribir sobre cómo eres y lo que haces, y te quiero aquí, porque te necesito, para hablar de libros, de la vida, de la tuya. Una vida larga. Y no me digas lo contrario, ni siquiera a ti misma ¡!!!!!!!.

    1. Tarde o temprano nos llega, amor. Yo solo tengo algún boleto más en esta lotería que siempre toca. He evitado hablar de esto hasta ahora porque quería hacerlo desde la serenidad. Pero si, tienes razón. Me queda mucha guerra por dar. Te quiero mucho.

  6. Releyendo a uno de mis autores favoritos, Juan Gil Albert (la vejez tiene la ventaja, entre tantas derrotas que indefectiblemente se van acumulando, del placer, para los que hemos sido lectores apasionados toda la vida, de la relectura). Depués de leer este hermoso post, he pensado que a lo mejor te gusta esto que estaba leyendo mientras caía el sol esta tarde…

    Y SIN EMBARGO
    La vida nos aprieta, a veces, tanto,
    que más que una caricia nos parece
    que no es la vida. Es vida sin el gusto
    de quererla vivir. Es una sombra de la vida
    que se nubló con grises tan espesos
    que no dejan del oro de la vida
    ni un desmayo de sol: todo está triste,
    funesto, arisco, huraño, decisivo,
    como un muro de piedra…

    Y sin embargo,
    cada noche pasada, y cada día,
    canta el pájaro fiel en la ventana
    su lamento gozoso.

    petons

  7. Hoy como cada día, Pepa, únete a esa sonrisa que te hace única. Cada día es un regalo y lo tienes que vivir con la intensidad que te prestan todas las personas que te quieren, queremos. Lo conseguirás, querida.
    Besetes con mucha, mucha energía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s