¿Qué he hecho yo para merecer tanto?

IMG_5823

“Qué he hecho yo para merecer esto” no sólo es el título de una gran película de Almodóvar, es una de esas preguntas que todos tendemos a hacernos cuando nos llega una desgracia. De hecho, algunas personas llegan a asegurarte que tú o tus ancestros habéis tenido que hacer algo en el pasado para desencadenar dicha desgracia.  Yo me pongo a buscar en mi mochila de malas acciones y alguna encuentro, pero ¿de verdad atraje yo a la enfermedad? Y eso nos lleva a la siguiente cuestión: ¿me la merecía?

Nadie se la merece, o casi nadie. ¿Se la merecen los 100.000 enfermos de cáncer que mueren cada año en España? Yo no me la merecía, y es más, ¿de verdad todo esto es un castigo?

Me ha costado  mi tiempo llegar hasta el punto en el que hoy me encuentro, pero hoy por fin puedo asegurar que la vida me sonríe. Sí, Pepa sonríe, y la vida sonríe a Pepa. Porque aunque el cáncer se instalase en mi vida y haya traído consigo alguno de los momentos más tristes, también es cierto que me siento más viva que nunca. Vivo más.

Tengo la suerte de encontrarme físicamente bien. Sí, estoy cansada, sí, algún achaque sufro, pero ¡recáspita, estoy bastante bien! Cuando abro los ojos a un nuevo día, el sol sale y es hermosísimo, y junto a mí está el hombre de mis sueños, dispuesto a adorarme y a regalarme todas las caricias y besos que imagine. Además, mi perra llega y me mira con su cariñoso y adorable gesto cada mañana. Mis amigos cuidan también siempre de mí y mi familia me acompaña y mima sin pedir nada a cambio. Todos ellos me entregan tanto amor que siento que no se puede ser más afortunada. Disfruto de las cosas hermosas de la vida y procuro aprovechar el tiempo, cada valiosísimo minuto. Me siento rica en tantas cosas que tengo ganas de compartirlas con los que amo.

¿Quién habló de desgracias? ¿Qué he hecho yo para merecer tanta fortuna?
Gracias, gracias, gracias.

Anuncios

8 comentarios en “¿Qué he hecho yo para merecer tanto?

  1. A veces yo me pregunto lo mismo Pepa. Que habré echo yo para merecer esto, una enfermedad que supuesta mente es una enfermedad de mujeres (Así se catalogaba a la FM hasta hace no mucho) ya que tan solo un 20% de hombres respecto a las mujeres que la padecen, tan malo fui en mi vida anterior o ha sido en esta. Estos pensamientos me persiguen cuando estoy de bajón. Pero cuando mi estado de animo es “bueno” suelo decir que todo es a consecuencia de haber empezado a trabajar muy joven y a un ritmo muy alto, si la cotización de las personas fuera por horas de trabajo y no por días cotizados, podría asegurar que a día de hoy tendría la pensión de dos trabajadores. Pero bueno es lo que hay y es lo que tengo que asumir, por lo que como hoy me encuentro relativamente bien puedo sonreír, mañana, mañana sera otro día. Abrazos de algodón guapa. XD XD

  2. Pepa….pero cómo nos lo vamos a merecer?? No nos merecemos el dolor, ni las lágrimas, ni la incertidumbre….Lo que nos merecemos es que la enfermedad te hace única, ver la vida con más intensidad y sentirte tremendamente afortunado por un día más. Un abrazo enorme!!!!!!!!!!!!!!

  3. Me encanta esta entrada. No sé por qué, pero parece (por lo menos a mí), que las enfermedades, las desgracias, las cosas malas, traen al mismo tiempo otras cosas mucho mejores que de no haber sido por eso tan malo no habríamos conocido.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s