Hoy me puse tacones

IMG_6004.JPGHoy me puse tacones y me vi guapa. Puede resultar baladí, pero no lo es tanto.
Durante el verano fui todos los días en chanclas, porque mis pies no admitían cárcel de ningún tipo. Es uno de los efectos secundarios de la quimioterapia que tomaba, paclitaxel, que provoca lo que se llama neuropatía periférica, en este caso en manos y pies, que se duermen, arden y duelen. ¿Bonito, verdad?
En octubre llegó el frío y tuve que salvaguardar mis pies del frío, así que me apunté a la moda de las bambas, dos tallas más grandes para que mis pies se sintiesen un poco más libres. Ahora tengo una amplia colección: negras, azules, grises, rojas… Cuando en diciembre me pasé a la siguiente quimio, la eribulina, la neuropatía también era un efecto secundario que se sumó al anterior. Y así, yo que siempre solía andar en tacones, los desterré definitivamente de mi armario por arteros y ponzoñosos.
Un día, mi hermana Juanamari me regaló unos botines de plataforma, con la horma ancha y una base almohadillada. Me los probé con miedo, desconfiada. No eran un potro de tortura pero molestaban, de modo que los arrinconé y durante semanas me los miraba de lejos, con añoranza de mi estampa taconera.
Hoy me enfundé un vestidito negro corto y pensé que en bambas no luciría, snif. Y con confianza renovaba recuperé los botines. Me los enfundé sin pensarlo mucho y… le voilà: ¡los soportaba bien! Nada de correr, ni saltar, claro, pero del coche al restaurante no habría que esforzarse mucho.
¡Qué bien me veía! Es curioso cómo un simple tacón te puede hacer sentir tan femenina y poderosa. Tus piernas se alargan, tu figura se estiliza, la perspectiva cambia, mientras taconeas pizpireta. Pero sobre todo, recuperas una sensación que creías perdida: aunque lleves peluca, aunque no tengas cejas, aunque te surquen demasiadas cicatrices… un tacón te puede hacer sentir la mujer más sexi del universo, y eso, señores, vale lo suyo.

Anuncios

17 comentarios en “Hoy me puse tacones

  1. Ánimo, Pepa, lucirás tus tacones,confía en ello; y mientras luce siempre fue tacones imaginarios con el espíritu bien alto y una gran sonrisa. Abrazos y besos sonrientes y con tacones.

  2. Cualquier cosa es válida si te hace sentir mejor. El verte bien por fuera ayuda mucho a verte mejor por dentro. Yo solo me pongo tacones cuando tengo un día animoso, capaz de soportar cualquier cosa, sobre todo un dolor de pies.
    Un beso Pepa.

  3. Y cada día te sentirás más guapa, valorando una belleza nueva, la de sentirse fuerte y victoriosa frente al mundo. Esa belleza es incomparable!! Besitos.

  4. Sería un placer verte, seguro! Y con esa seguridad nueva, supongo que también va acompañada una nueva fuerza e ilusión.
    Adelante, mi niña, seguro que tú lo consigues.
    Mil besetes admirados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s