Quiero ser un cascabel

IMG_6703Cascabel, esa bolita metálica que tiene otra dentro que tintinea. Es un sonido alegre y limpio. Me encanta la palabra cascabel. Pero hoy casi nada lleva cascabel, ni siquiera los gatos. Pero sí decimos que algunas personas son cascabeles o cascabelillos. El caso es que son una rara especie, ¿no os parece? Por si alguien tiene alguna duda, os explico lo que para mí es un cascabelillo:

  • Es risueño, su cara suele reflejar una sonrisa franca, natural.
  • Empatiza rápidamente con tus emociones.
  • Es cariñoso y le gusta el contacto físico: es un abrazador nato.
  • Su alegría es contagiosa.
  • Su sola presencia te levanta el ánimo. Siempre sabe arrancarte una sonrisa, incluso cuando crees que no eres capaz.
  • Es sencillo y bueno, una persona sin doblez. Lo que ves es lo que hay.

Siempre he procurado rodearme de cascabelillos. Mi marido lo es, mis mejores amigos lo son.
Me gustaría hablaros de mi amiga Carol. La conocí hace 17 años. Ella me sustituyó durante mi baja maternal, y luego seguimos colaborando en el trabajo. Pero nos hicimos amigas desde el minuto uno. Es la persona más dulce, alegre, generosa, cariñosa y buena que he conocido. Solo diría cosas buenas de ella. Es un gran cascabelillo. Me gustaría ser más como ella, me gustaría ser considerada un cascabel para los que amo y para el resto del mundo. Creo que todos deberíamos procurar serlo. Porque los cascabeles entregan su alegría y amor de forma incondicional, a diestro y siniestro. ¿Y quién no necesita alegría en su vida? Yo la necesito a raudales, a espuertas, con avaricia. Y creo que los demás también, aunque a veces, no sepamos verlo y antepongamos otras necesidades que no nos dan la felicidad.

Anuncios

4 comentarios en “Quiero ser un cascabel

  1. Pues mira que yo pensaba que más que un casacabel eras al más parecido a las campanas que repican los cuartos en nochevieja, esas que en pocos segundo transmiten una gran felicidad que te dura todo un año y aún así cada día a las doce bien de la mañana, bien de la noche nos recuerdan que están ahí para seguir haciéndonos feliz. Y si un día por un pequeño casual no las sentimos nos ponemos tristes y apáticos, como si algo nos faltara. TÚ. Besos guapa,
    No te puedes comparar con nada, ni nadie, porque eres única. XD XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s