Gracias: pura magia

img_6996Lo sé desde hace poco. Lo mejor que me ha pasado en mi vida, ha sido descubrirlo. Y ahora os lo voy a contar, tal y como yo lo estoy viviendo.

Desde pequeñita aprendí que había que dar las gracias cuando tocaba, porque era lo correcto. No es una práctica extraña para el ser humano, sin embargo, a menudo damos las gracias casi sin pensarlo, de forma mecánica, vacía. Un día alguien me dijo que cada día debía dar las gracias a una persona por algo bueno que hubiese hecho por mí, que eso tendría un beneficio en mi mente y en mi cuerpo. Me pareció bonito, así que comencé sin muchas pretensiones.

Poco a poco, dar las gracias se convirtió en algo más. No era solo dar las gracias, era escuchar, fijarse más en lo que otros hacían o decían, estar atento. Luego comencé a escucharme más yo, a poner mi atención en mi forma de hablar, de mirar, de escuchar. Después de un tiempo, me di cuenta de que había muchas cosas en mi vida por las que cada día valía la pena dar las gracias. Y no era necesario decir siempre la palabra “gracias”, bastaba con sentir la felicidad por ello. Parar, pensar y sentirme realmente feliz por las muchas pequeñas y grandes cosas que hacen que mi vida valga la pena. Pero si además vocalizaba un gracias, aunque fuese en mi mente, realmente me sentía mejor.

No me autoengaño, en mi vida hay también cosas que no me gustan. Sobre todo odio estar enferma, por supuesto. Pero me siento como un vinilo. Tengo dos caras: la A y la B. La A es la buena, los hits del momento, lo que todos queremos escuchar. La B es la cara mala, la música prescindible. Cada día soy yo y nadie más quien decide que cara del disco escucho.

De modo que ahí sigo, procuro recrearme en lo bueno (y ojo, que a veces escuece, porque es demasiado bueno y duele imaginar perderlo). Y cuando me recreo, doy las gracias, y cuando doy las gracias siento más y mejor todo lo bueno que tengo. Y ese es el secreto. Cuanto más agradezco, más feliz soy. Es pura magia.

Anuncios

7 comentarios en “Gracias: pura magia

  1. Realmente hermoso el texto que publicas hoy, Pepa. Todo lo son pero éste, recien levantado de la cama delante de un Mediterráneo agitado y lleno de fuerza vital en medio de esta deliciosa mañana de luvia de noviembre es una verdadera dosis de complejo vitamínico que me ayudará a pasar mejor el día. Gracias Pepa y gracias a la vida. Petons.

  2. Que preciosa entrada.
    Siempre leí y ahora confirmo con tu post, que estar agradecida a la vida te hace ser más feliz, tenemos esa tendencia a fijarnos en lo malo y eso es lo que se queda en nuestra mente , sin embargo, es cierto que poniendo un poco de atención, haciendo ese pequeño esfuerzo, también vamos descubriendo todo lo bueno, y al final esa parte buena es la que te hace vivir.
    Gracias por compartir esta entrada que ,como todas las tuyas, hacen reflexionar y detenerse en lo hermosa que es la vida.

  3. Preciosas letras…gracias por compartir,gracias por generar en mi la ilusion de ir a mi correo buscando una nueva entrada en la que verme reflejada una vez mas…se de lo que habla tu corazon,…conozco ese agradecimiento profundo por la vida que a veces es tan fuerte que sale por los ojos en forma de emocion….un bico enorme Pepa!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s